En varios pueblos de Guipúzcoa ya no se sorprenden cuando ven…

En varios pueblos de Guipúzcoa ya no se sorprenden cuando ven llegar a un coche fúnebre del que salen cajas de pimientos, alcachofas o naranjas. La idea es de un frutero muy ingenioso, que dice que sus frutas están “de muerte”. Así que ha cambiado su furgoneta de siempre por este otro vehículo menos comercial pero sí más impactante.

Noticia