18 mindfucks que te dejarán con el cuIo torcido

Nunca has visto tu cara real – sólo imágenes y reflejos.

Siempre puedes ver tu nariz, pero tu cerebro lo ignora.

No puedes imaginar un nuevo color.

No puedes respirar y tragar al mismo tiempo.

Siempre hay algo que te está tocando.

…en realidad nada te toca, porque los átomos nunca llegan a tocarse.

Ahora mismo eres lo más viejo que has sido nunca y lo más joven que serás jamás.

Tu lengua nunca está quieta en la boca.

Tus labios no se tocan cuando dices “tocar”, pero sí lo hacen cuando dices “apartar”.

Tu mano derecha nunca ha tocado tu codo derecho.

Si un bebé nace a las 11 p.m. en California y otro bebé nace a las 2 a.m. en Nueva York, tienen cumpleaños diferentes a pesar de que nacieron simultáneamente.

“( ) ( )” no es un palíndromo, pero “( ) ) (” sí lo es.

Una persona de 48 años ha estado viva alrededor del 20% de la historia de los Estados Unidos.

Cuando piensas en tu cerebro, tu cerebro está pensando en sí mismo.

El dinero tiene valor solo porque nosotros lo hemos decidido así.

El orden del alfabeto es completamente arbitrario, como todo lo que organizamos alfabéticamente.

Las pajitas de beber solo tienen 1 agujero.

Si compras una botella de whisky de lujo de 12 años, es sólo del 2005.


El infierno de Dante

un-cerebro-hambriento:

El infierno de Dante

En su famoso poema, La Divina Comedia, Dante Alighieri narra su descenso al infierno el cual, según él, contaba con 9 círculos, cada uno designado a distintos pecados.

  • Ante Infierno: Ante Infierno Justo después de entrar al Infierno se encontraba un espacio en el cual penaban las almas que habían vivido sin cometer méritos ni infamias. Los inútiles, los indecisos, aquellos que a su paso por el mundo no habían dejado huella estaban condenados a correr sin reposo, desnudos, perseguidos por insectos y avispas que los picaban en todo el cuerpo. Su sangre y sus lágrimas, al caer al suelo, alimentaban a una serie de repugnantes gusanos. Estas almas estaban condenadas a nunca cruzar el río Aqueronte, pues carecían de la voluntad para tomar tal decisión.

 

  • Primer círculo: Se trata del Limbo: en él se encuentran las personas que, no habiendo recibido el bautismo y siendo que nacieron privados de la fe, no pueden disfrutar de la visión de Dios, pero no son castigados por algún pecado (por eso es llamado también anteinfierno). Su condición ultraterrena tiene muchos puntos de contacto con la concepción clásica de los Campos Elíseos.

 

  • Segundo círculo: Aquí comienza el verdadero Infierno. Se puede encontrar a Minos que juzga a los condenados según el mito ya presente en Homero y Virgilio. En el segundo círculo están castigados los pecadores incontinentes y en particular los lujuriosos: ellos son empujados por el aire, vencidos por la tormenta infernal, evidente contrapaso (por analogía) de la pasión que los abrumó en vida.

 

  • Tercer círculo: Dante y Virgilio continúan encontrando pecados incontinentes, en particular golosos: ellos están inmersos en el fango, bajo una lluvia incesante de granizo y nieve, y golpeados por Cerbero, guardián de todos los ínferos según la mitología clásica pero aquí relegado a guardián de solo el tercer círculo.

 

  • Cuarto círculo: Los pecadores de incontinencia del cuarto círculo son los avaros y los pródigos, condenados a empujar enormes pesos de oro, divididos en dos grupos que cuando se encuentran se injurian: la grandeza del peso que los oprime simboliza la cantidad de bienes terrenales que acumularon o gastaron, dedicándose enteramente a esto en vida.

 

  • Quinto círculo: Este círculo es el último en el cual se encuentran pecadores castigados por su incontinencia: aquí están los iracundos y los perezosos, los primeros inmersos y los segundos sumergidos en el pantano del Estigia. Los primeros estuvieron inmersos en el fango de su propia rabia, y ahora se golpean y se injurian eternamente, mientras los segundos gastaron su vida en la inmovilidad del espíritu, y por eso están hundidos, privados de aire y palabra así como en vida se privaron de las obras.

 

  • Sexto círculo: Aquí son castigados los herejes (entre los cuales los epicúreos, que negaron la supervivencia del alma) en sepulcros en llamas: la idea probablemente está tomada de la pena a la cual estaban castigados los herejes en los tribunales terrenales, es decir la hoguera, en cuanto el fuego era considerado símbolo de purificación y correspondía a la luz que ellos pretendían expandir con sus doctrinas.

 

  • Séptimo círculo: Al séptimo círculo se accede después de haber superado los restos de una grieta, provocada por el terremoto que movió la tierra al morir Cristo. Ella marca una neta diferencia de la parte superior del Infierno: de hecho los condenados de los últimos tres círculos son culpables de haber puesto malicia en sus respectivas acciones. El custodio del círculo es el Minotauro, que representa la «loca bestialidad», es decir la violencia que equipara los hombres a las bestias. Aquí son castigados los violentos, divididos en tres grandes giros: El primero (violentos contra el prójimo), el segundo (violentos contra sí mismos) y el tercero (violentos contra Dios).

 

  • Octavo círculo: El octavo círculo aún castiga a los pecadores que usaron la malicia, pero esta vez en modo fraudulento contra los que no son de confianza. Tiene una forma muy peculiar que Dante describe con cuidado: está ubicado en un profundo foso en el medio del cual hay un pozo (la parte más profunda del Infierno); entre el banco y los pozos se excavan diez inmensa zanjas conectadas por acantilados rocosos que actúan como puentes (que, sin embargo, el de la sexta fosa se derrumbó por el terremoto que siguió a la muerte de Cristo): estas zanjas son las diez fosas del octavo círculo, llamadas colectivamente “Malebolge”, un término acuñado por Dante como los nombres de los demonios que guardan algunos hoyos.

 

  • Noveno círculo: El último círculo está constituido por un inmenso lago de hielo, llamado Cocito, formado así graciosos al movimiento de las alas de Lucifer. Están aquí castigados los traidores de quienes se fiaron, simbolizado por la frialdad del hielo, así como fueron fríos sus corazones y sus mentes en pecar, en contraposición a la caridad, tradicionalmente simbolizada por el fuego.

 

  • En el infierno más profundo, castigados por el mismo Lucifer, el primer gran traidor, están los traidores de las más altas instituciones, creadas bajo la voluntad de Dios para el bien de la humanidad: ellas son tres, y por lo tanto son tres las bocas de Lucifer en el que son masticados, en analogía evidente con el concepto de unidad y la Trinidad de Dios. Lucifer, el principio de todo mal, tiene en la boca central a Judas Iscariote, el traidor de Cristo, que desciende de él la autoridad espiritual, desgarrado su cuerpo con los dientes. En las bocas laterales, con la cabeza hacia afuera, están Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino, que conspiraron contra César y, por lo tanto traidores del imperio. “Las dos máximas potestades fueron ambas preordenadas por Dios como guías a la humanidad para conseguir respectivamente la felicidad ultramundana y aquella terrenal”
memes de hombres desnudo en muletas