Un trabajo bien hechoLuego solo falta que venga el cristalero y…

Un trabajo bien hecho

Luego solo falta que venga el cristalero y reviente la cerradura para cambiar el cristal, y seguiremos alimentando la espiral de creación de empleo.

Aún así, más inteligente que el Plan E de Zetaparo ya es.