Para matarse

El calvo no ha muerto por centímetros