[…]La anécdota sucedió en Texas, en el barrio de Corpus…

[…]La anécdota sucedió en Texas, en el barrio de Corpus Christi. El hombre, que formaba parte del servicio técnico, estaba dentro del cajero exterior de un banco realizando unas reparaciones en la cerradura de la puerta cuando se quedó atrapado. No había nadie en la oficina porque todavía no estaba abierta al público. “Se había dejado el móvil en su camioneta”, ha indicado Richar Olden, el portavoz de la policía local, según informa The New York Times.

Por mucho que gritase, la gente que sacaba dinero del cajero no le escuchaba. Afortunadamente, el trabajador llevaba encima un bolígrafo que utilizó para escribir notas de socorro y colarlas por la ranura de los billetes. Pero lejos de saltar las alarmas, las personas que sacaban dinero se lo tomaban a broma. Pasaron varias personas hasta que una de ellas se tomó en serio una de las notas. “Por favor, ayuda. Estoy atrapado aquí dentro y no llevo el teléfono. Por favor, llamad a mi jefe al 210 …”, decía el texto.[…]


“EL PICA PICA” ft. POLLO, llega la canción (y el snack) del verano

"EL PICA PICA” ft. POLLO, llega la canción (y el snack) del verano

pick-up-pollo-1

Sí, ya es verano. ¿Pensabas que no llegaría? Pues ya lo tienes encima. Calor, playa, diversión… ¿Pero puede haber un verano sin “canción del verano“? Definitivamente NO.

Así que hemos salido a buscar esa canción que nos llene de ritmo y nos haga sentir tan bien que sólo pensemos en bailar. ¿Pero la hemos encontrado? ¡Claro que sí! ¿Alguna vez os hemos fallado? 🙂

Atento porque la vas a escuchar muuuuuchas veces. Se llama “El pica pica” y en ella aparece un “tipo” con el que vas a montar un pollo. Escúchala y no quites el ojo a tu nuevo colega: Pollo. Es el rey de la fiesta, el colega que siempre está ahí…

Os dejamos con el videoclip del temazo del verano.

Ah y tan importante en este veranito como bailar y disfrutar es alimentarse de forma divertida y saludable. No te olvides en tus fiestas playeras de las Pick up!, las crujientes y deliciosas galletas con tableta de chocolate. ¡Ya lo sabes, colega! ¡Pica un PiCK UP! y puede con todo!

Bonus track: ¿Quieres la letra de “El pica pica”. ¡Copíala y pásala a los colegas! ¡Que se enteren todos de quién es Pollo y dónde está la fiesta!

“EL PICA PICA” ft POLLO

People!!! El pollo está en la pistaaaa!!
Pica pica pica. ¿Tú tienes pica pica?
Pica pica pica. ¡Quieres mi pica pica!
Abre bien los ojos, baila con tu gente
Ya por la mañana, con el móvil muy caliente
Pero tú, yo, únete a la fiesta!
Vamos mamasita y prueba el pica pica
Quieres pica pica, nadie te molesta
Tráete a tu abuela y vámonos de fiesta

¡Un, dos, manos arriba!
Tú tienes flow y ritmo te motiva
Tres, cuatro!
Prepárate brother
Si tú quieres fiesta yo monto las mejores

¡Un, dos, manos arriba!
Tú tienes flow y ritmo te motiva
Porque lo vas a gozar
Lo vas a petar
Vas a reír ja, ja, ja, ja!
Deja los agobios y pégate el rollo
Esto es una fiesta y aquí yo soy el pollo
Estamos todos juntos
Venimos a gozar
No vengas a hacer bulto
prepárate a bailar

Estribillo que se repite 4 veces hasta el final:
¡Un, dos, manos arriba!
Tú tienes flow y ritmo te motiva
Tres, cuatro!
Prepárate brother
Si tú quieres fiesta yo monto las mejores

pick-up-3

Post patrocinado


Somos españoles

 

– El chándal no sirve para ir a correr o al gimnasio; con el chándal se hacen paellas y se sube al monte.

– La frase “esto sólo pasa en España” es un mantra que repites cada vez que pasa algo con lo que “flipas” (sea bueno o malo).

– A mediodía no se come a la carta, se come “menú del día” a 10,95. Con su primero, su segundo, su postre, pan y bebida. Y el café, preguntas por si acaso también está incluido.

– Por incomprensible que parezca, sólo en nuestro país he visto persianas. ¿Ein? ¿En serio? Sí. Como mucho hay cortinas sobre cortinas (casi como el villancico) negras, opacas, y que más o menos hacen la función. Y tres cuartos de lo mismo sucede con la fregona. Otro objeto que no entiendo que la gente del mundo entero no tenga en casa. A ver, se puede encontrar, sí, pero no es frecuente.

– Los bares, cuanto más de viejunos, más “auténticos”. Esos bares en los que no se concibe tirar las servilletas (como diría Piedrahíta, de estas que son impermeables, que más que limpiar extienden) a la papelera, sino que van directamente al suelo de la barra (de chapa), con las cabezas de gambas y los güitos de aceitunas. Están sucios, huelen raro, son estéticamente feos, pero son nuestros y nos encantan.

 

Esos taburetes, esa barra, ese expositor, ese cartel azul… cuánto España en una sola foto…

– En las colas del supermercado, si sólo llevas una cosa, tienes derecho a que te dejen pasar. Y si no te dejan, te indignas  y resoplas “uf, qué más le dará. Pedazo de egoísta. Si lleva el carro lleno, qué cabrito”.

– Sobremesas de empalmar la comida y la cena. Os prometo que por mucho que he viajado, en ningún sitio he visto hacer sobremesas de dos horas y media y que encima, cuando alguien se quiere marchar, salte uno de la mesa: “Pero te vas a ir ya, ¿macho? Jodé, tómate otra cañita, ¿no?”. Y cuando te marchas es por pena de los camareros, que se tienen que ir a casa, pero no por falta de ganas.

– Desayunar pan con tomate, aceite y sal es raro. Al menos si no eres de aquí. Y mojar en la leche con Cola Cao (o café) las magdalenas, los sobaos, unas palmeritas o un bizcocho de limón, ya ni te cuento. Pero oye, lo rico que nos sabe…

– En España, hasta que no cumples los 25, no sabes que el café olé, en realidad, es café au lait.

 

– Hablamos alto. Muy alto. Y lo peor es que no somos conscientes de ello.

– El fútbol puede con todo. Todo. Si es necesario poner pantallas durante el banquete de boda, se ponen. Si hay que adelantar la vuelta del viaje de vacaciones para que la final no nos pille en pleno vuelo, se adelanta. Seré justo y diré que esto pasa también en la India con el críquet, en EEUU con el fútbol americano o en Star Wars con las carreras de vainas.

 

– Insultarse entre colegas no sólo no es ofensivo sino que indica un enorme grado de confianza: Cabr**azo, qué cacho ´jo p*** estás hecho. Además, llamar tío a alguien no indica ningún grado de consanguinidad.

– Cuando pides algo de beber y no te ponen algo de picar, te cabreas. Aunque sea unas almendritas o unas aceitunas. Sólo en España puedes salir comido con lastapas que te ponen mientras pides un riojita, un tinto de verano o unas cervezas. Luego están las típicas batallas entre comunidades a ver dónde se sirven las tapas más grandes, más ricas o más grasientas.

 

– Besos y más besos: Cuando llegas, cuando te vas, a tu familia, a los amigos, a las chicas que te acaban de presentar, a las que acabas de conocer esperando el metro (no es raro, después de 10 minutos de conversación aleatoria con una persona extraña, hacer un inciso y decir “por cierto, soy Fulanito” y atizarle dos besos). Esto choca mucho a los que vienen, y desde luego crea más de una situación divertida cuando se produce ese cruce del malagueño que va a dar los dos besos y la de Amsterdam (amsterdina o amsterdiana) que interpone la mano derecha entre ambos cuerpos con una mezcla de extrañeza (por el gesto del otro), y de vergüencilla (porque se ha quedado sola con la mano).

– Nuestro himno no tiene letra. Ni falta que le hace. Eso sí, en los Mundiales se nos queda un poco corto eso del “lo,lo,lo,lo, lo,lo….”

– ¿Terminar la comida con un té a la menta? Eso son paparruchas. Loverdaderamente digestivo son el orujo y el aguardiente. Sí señor, bebidas de más de 40º y nosotros las instauramos como saludables para el estómago.

– Los puentes. Y hablo de los puentes buenos; los de vacaciones. Los de “el martes es fiesta, así que me cojo libre el lunes, me pongo malo el viernes, y me bajo a Tarifa los 5 días”. Así normal que cuando tenemos fiesta un jueves, nuestro índice de productividad cae en picado ya desde el miércoles por la tarde.

– No sabemos bailar sevillanas. Bueno, quizá de Despeñaperros para abajo algo más, pero  lo que es en el resto de la Península (e islas) NI IDEA.

 

– Tomarse la penúltima. Salir del curro a las 18:30 un  jueves, irte a tomar unas cañas y “que te líen” hasta la 1. Volver a casa borracho (tocadillo como eufemismo) y pasarte el viernes entero jurándote que no vuelves a salir entre semana. Afterwork lo llaman ahora. Tomarse unas cañas a la salida del curro se ha llamado toda la vida.

– Si no eres de aquí no entenderás que se puede ser del Madrid y del Rayo, pero no del Sevilla y del Betis. Sí del Espanyol y del Madrid pero no del Madrid y el Atleti.

– Se empuja con pan. Y si no hay (que tiene delito), se empuja disimuladamente con el pulgar. En último caso, con el cuchillo. Pero sólo si se come en casa de los suegros.

– Salir de fiesta a las 23:30: Cuando en medio Europa empiezan a plegar velas, aquí las niñas se están acicalando y los niños tirando de Axe. Cenar a las 21:30 y comer a las 15:00 son conceptos que fuera de nuestras fronteras se les hacen del todo incomprensibles. Casi tanto como para nosotros que un holandés o un canadiense estén preparando la cena  a las 18:30. ¡¡Pero si esa es la hora de nuestra merienda!!

 

– Tenemos aeropuertos para ciudades de menos de 20.000 habitantes, una red de alta velocidad de más de 3.000 km (somos el segundo país del mundo: Oé, oé), una Caja Mágica de 300 millones que se utiliza 10 días al año, una Ciudad de la Luz (unos estudios de cine, vaya) de 274 millones en los que se han rodado unas 30 películas (¡¡EN 10 AÑOS!!), una Ciudad del Medio ambiente que, tras invertir 50 millones, jamás se llegará a inaugurar,  y una Ciudad de la Cultura que costó 400 y que han visitado menos de 80.000 personas en 3 años. Todo esto sólo se entiende, claro, si vives en España… bueno, quizá ni siquiera…

Gracias

memes de cuando vas sola al gim,perro en gim meme